Jugando a cosicas (LXXII). Concordia.

Hola a todos, esta semana es la feria de Granollers y aunque me habría encantado estar allí, después del gasto que ha supuesto ir a Zona Lúdica no me puedo permitir más viajes T_T. Pero eso no quiere decir que vayamos a estar parados, vuelven las reseñas al blog después de un par de semanas de parón y vamos a echarle un vistazo a un juego relativamente nuevo y que me parece un juegazo.

Concordia: Puntuación (8,5)

Mac Gerdts
2-5 jugadores
90-120 min.

En concordia seremos adinerados comerciantes romanos compitiendo por ver quien la tiene más larga. El juego usa un motor de cartas con algo de deckbuilding, gestión de la mano de cartas y selección de acciones.

Cada turno jugaremos una cualquiera de nuestras cartas y eso nos permitirá mover nuestros colonos, construir nuevas fábricas, recolectar recursos o comerciar con las mercancías que hemos acumulado. El juego es una carrera por ocupar las mejores posiciones (recuerda un poco al Alta tensión) y por optimizar cada una de las acciones que llevemos a cabo, tratando de sacar el máximo de recursos para adelantarnos a nuestros rivales en la compra de fábricas o nuevas cartas.

Primeros pasos de una partida a 5 jugadores (Foto BGG).

Al final de la partida es el propio mazo de acciones que hemos construido el que nos dará la victoria. Cada carta que compramos pertenece a un grupo y puntúa en función de unos parámetros diferentes, algunas darán puntos por las fábricas que tengamos, otros por el número de colonos, o por las provincias en las que tengamos presencia. Se trata, en suma, de buscar una equilibro extendiéndose lo más posible pero sin descuidar comprar las cartas que nos darán la victoria, ya que si nos falla cualquiera de los dos factores corremos el riesgo de terminar con una puntuación mediocre.

Algunas de las cartas de acción con las que jugaremos la partida (Foto BGG).

Concordia tiene la virtud de ser un juego de mecánicas relativamente sencillas, perfectamente asequibles para gente que está empezando a tomar contacto con los eurogames, pero con la profundidad suficiente para que los más veteranos se batan el cobre a gusto.

Cada jugador dispone de un tablero personal donde almacenar mercancías y colonos (foto BGG).

La interacción entre jugadores es bastante alta ya que las rutas solo pueden ser ocupadas por un colono y las fábricas son más caras cuanta más gente hay en la ciudad (más similitudes con el Alta tensión), además de haber una fuerte competición por comprar las cartas y lo que más tensión genera en la partida, el momento de cerrar. La partida termina cuando un jugador compra la última carta o coloca la última de sus quince fábricas, dejando un turno al resto de jugadores para terminar la partida. Esa angustia de no saber si te va a dar tiempo a hacer todo lo que quieres y si te merece la pena intentar meter una casa más o es mejor cerrar y tratar de pillar al resto de jugadores le da a la partida un punto final de lo más emocionante.

Según avanza la partida, las posiciones cada ve están más disputadas (foto BGG).

En el apartado puramente físico el juego es muy bueno, buenas ilustraciones que ambientan perfectamente un juego de romanos y materiales de calidad con muchísima madera. El precio ya es otra cosa porque en España lo edita Más que Oca (los del logo diseñado por Satán) y sus juegos son muy buenos, pero muy caros. Si me preguntas si vale la pena los 40 eurazos que vale el juego te diría que sí, pero también que te asegures de que te gustan los eurogames económicos.

El juego cuenta con una ampliación de mapas con dos nuevos territorios (Germania y Britania) que aporta nuevas formas de jugar con algunas reglas especiales por si eres de los que machaca mucho un mismo juego hasta terminar quemándolo.

En resumen, un magnífico juego que fue nominado al Jahres del 2014 (el que se llevó Istanbul) que entra directamente en los obligatorios de cualquier amante de los euros y los juegos de comerciar y cuya única pega es que no es barato en absoluto.

STATS

DIVERSIÓN; 9, comprar, vender y putear a tus rivales mientras les sueltas alguna perla en latín de Albacete.
DIFICULTAD: 5,5, el juego es muy sencillo, con un puñado de acciones para poder hacer y unas estrategias muy intuitivas. Otra cosa es hacerlo bien.
FRIKEZ: 5, un juego de comerciar con mecánicas asequibles, para casi todos los públicos.

Link a Concordia en Board Game Geek.

Hasta la próxima semana y recordad que podéis seguir 2 maracas D10 en facebookGoogle+ y twitter

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  1. Yo os gané precisamente por cerrar cuando menos lo esperabais y evitar vuestro mega-combo-infernal para el que hubierais necesitado por lo menos un turno más. Muy buen juego relativamente fácil de aprender pero difícil de dominar. Requiere una buena dosis de concentración.

  2. Un colega de mi grupo lo tiene, lo consiguió en una mathtrade, y aunque esta en inglés tiene muy poca dependencia del idioma.
    Yo ya he jugado varias veces y es un juego que me gusta, es de esos a los que te gustaría volver a jugar y eso hoy en día que hay tantos juegos de mesa en el mercado es un punto muy grande a su favor.